Homenaje a Agustín Artal.

Publicado: 16 abril, 2010 en Sin categoría

El Partido Comunista de Aragón e IU, organizaron ayer un emotivo homenaje a Agustín Artal, al que asistieron, el Secretario General del PCA, nuestro amigo Raul Cesar Ariza,  que se incorporó al acto con un gran ramo de flores de colores republicanos, y un buen número de personas de las izquierdas de la comarca.  La Unión Comarcal de CCOO de Calatayud se sumó al homenaje y participé con auténtico placer, junto al Secretario Comarcal Antonio Sánchez,  a ese sencillo acto, al que había sido  invitado en calidad de Secretario General de CCOO Aragón, y que se realizó en el centro cultural de la ciudad. 

 El homenaje  fue a una persona sencilla y muy comprometida con la izquierda. Agustín no ha sido ni es un hombre de discursos. Ni ha ocupado nunca cargos relevantes en los órganos de dirección de ninguna organización.   Nunca ha aparecido en los medios de comunicación por hechos de los que suelen  considerarse noticia. Ha sido siempre un militante de base, comprometido en la actividad que se le ha pedido y ha podido desarrollar tanto en su partido, el PCE, como en su sindicato, CCOO.

 En nuestro sindicato, siempre ha estado ahí. Han pasado sucesivas direcciones comarcales, por distintas sedes y con diferentes repartos de “cargos”. Agustín ha sido la parte constante, la que nunca abandona, echando una mano en todo lo que hiciera falta. Siempre aportando y ayudando a los compañeros.  Y guardando documentación. Su pequeña bodega, almacén de vinos y de papeles, ha sido punto de encuentro distendido con camaradas y compañeros. Guarda carteles, hojas, propaganda, revistas, fotocopias de noticias que consideraba importantes. Un archivo que seguro entraña sorpresas y que tiene enorme valor.

 Fue el homenaje, no a un “héroe” al uso, no a un “relumbrón”, ni a un líder de masas. Fue el reconocimiento de sus compañeros y camaradas a alguien que tiene cualidades de mucho valor y  a menudo muy poco valoradas. Constancia, coherencia mantenida en el tiempo, espíritu callado de lucha y resistencia contra las injusticias, solidaridad, capacidad de  diálogo con todos sin prejuicios, ausencia de  revanchismo…

 Agustín se quedó huérfano de padre muy joven. Su padre fue una de las múltiples víctimas del fascismo en la guerra civil. Esto hizo que su época escolar terminara pronto y que con apenas diez años empezara a trabajar, asumiendo una responsabilidad familiar muy temprana. La intervención espontánea en el acto de su hermana menor, dejó claro el talante y el compromiso de Agustín, su aportación para la supervivencia económica de la  familia, pero también su cariño, su ayuda con las tareas escolares que el tuvo que abandonar, su afición por la lectura, su esfuerzo para comprar una radio y poder escuchar sigilosamente “Radio España Independiente, la Pirenaica” y mantenerse informado, con la llama de la resistencia viva en su corazón…

 Sirvió este encuentro para conocer del trabajo que se está realizando en la comarca del levantamiento de fosas comunes. Las fotografías de las cadáveres amontonados de las víctimas del franquismo…. Ponen los pelos de punta, producen la tristeza profunda de las vidas truncadas criminalmente en plena juventud. La rabia, desesperación y vergüenza de constatar que a la generosidad de los demócratas en la transición, se corresponde muchos años después con el encausamiento de un Juez que quiere desenterrar la historia y hacer algo de justicia tardía…

 Acto con reencuentros. Viejos conocidos de Morata, compañeros de siempre de Ateca; Jesús Martín, de la Madera, Ernesto de Alimentación y otros amigos que hace años no veía. El recuerdo inevitable de Juan Tineo, entrañable compañero de Ateca que, siendo todavía demasiado joven, nos fue arrebatado injustamente por una enfermedad que le mantuvo postrado durante meses…

 Buenos compañeros, muy buena gente que han dado mucho sin pedir nada. Me siento afortunado de conocerlos y ser su compañero y amigo. Gracias Agustín, por tu vida y generosidad.

Anuncios
comentarios
  1. raúl dice:

    Efectivamente Julian,estos actos de reconocimiento a los hombres y mujeres que luchan toda la vida por los derechos de los trabajadores,es un acto de justicia y admiración.
    Como decia la canción de Itxo Rai,son,somos,los que ponian los tornillos en la Torre Eiffel,o transportaban las piedras en las piramides de Egipto.
    Imprescindibles para el avance de la sociedad.