La estela de la Guerra de Irak.

Publicado: 21 agosto, 2010 en Paises, Política, Solidaridad

16 de Marzo de 2003, en las islas Azores, George Bush, presidente de Estados Unios, se reunió con Tony Blair, presidente de Reino Unido y José María Aznar, presidente Español. Desde esta Cumbre, se lanzó al gobierno de Irak un ultimátum de 24 horas para su desarme. Aznar parecía flotar creyendo incorporarse a la Historia como un alto estadista, suscribiendo con Bush y Blair una declaración de solidaridad transatlántica en defensa de la democracia, la libertad y el estado de derecho, que en términos reales no parecía servir sino para dar cobertura a los planes hegemónicos de Estados Unidos en una zona del mundo central desde el punto de vista geoestratégico y de control de la producción petrolera.

Esta cumbre desembocó el 20 de marzo de ese mismo año en la invasión ilegal de Irak, encabezada por EEUU,  no avalada por la ONU y en contra de la opinión de numerosos e importantes países de la comunidad internacional. Entre los pocos países que apoyaron la invasión se encontraba España. Para el Presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, las razones para la invasión eran desarmar a Iraq de armas de destrucción masiva (ADM), poner fin al apoyo brindado por Saddam Hussein al terrorismo, y lograr la libertad al pueblo iraquí.

 Siete años más tarde, el 19 de Agosto de 2010, unos días antes del plazo que se había dado, el presidente de EEUU, Barack Obama, ordena la retirada de Irak de la última brigada de combate norteamericana.

 Esta noticia vienen acompañada de una estela de datos más que significativos. Quedarán 50.000 asesores militares que tratara de garantizar la tutela de EEUU en este país. Más de un millón de soldados extranjeros han pasado por Irak. Según fuentes “oficiales” unos 100.000 civiles han perdido la vida en el curso de la guerra, mientras algunas fuentes independientes elevan a más de 700.000 el número de víctimas. Tan solo en lo que va de este año ya han muerto asesinados más de 1000 civiles iraquíes. Desde la invasión han muerto 4419 soldados norteamericanos y 318 de otros paises. Según Naciones unidas, la invasión ha provocado un millón de exiliados fuera del país y un millón y medio de personas desplazadas dentro del país.

La guerra ha dejado destrozadas las infraestructuras del país. Mientras fuentes norteamericanas reconocen que el 96% de los fondos destinados a la reconstrucción (9.100 millones de dólares) han desaparecido sin dejar rastro y sin llegar a utilizarse para su finalidad. Más de 55% de la población no tiene acceso a agua potable y tan solo el 50% tiene acceso a electricidad más de 12 horas diarias. Más del 70% no tiene acceso al sistema público de salud. Casi una cuarta parte de los Iraquíes, sufre  el nivel de pobreza que supone  disponer menos de dos dólares por día. El 90% de la población recibe alimentos con cartilla de racionamiento. Un 3% de la población sufre hambre y malnutrición.

 Varios meses después de las elecciones legislativas las distintas fuerzas participantes en las mismas siguen sin ponerse de acuerdo para conformar un gobierno. Ha desaparecido cualquier vestigio de estado laico y el fundamentalismo e integrismo religioso avanza en todo este desastre. Irak con una población de no llega a 29 millones de personas, queda con un ejército de 665.000 miembros, para combatir una insurgencia que sigue potente en muchas partes del país.

No había armas de destrucción masiva. Del terrorismo, qué decir. Y lo de la libertad del pueblo iraquí, ahora suena a broma pesada. Los tres de la Cumbre de las Azores y todos sus cómplices, siguen defendiendo la justeza de aquella invasión ilegal, sin dar explicaciones sobre su peculiar forma de defender los valores democráticos, de libertad y del estado de derecho.

Aznar sigue con sus ensoñaciones de estadista, este verano paseándose por Melilla, levitando y con una lata de gasolina al lado de una hoguera. Mientras en Irak la guerra sigue. Y el sufrimiento inmerecido de millones de personas.

Julián Buey. Secretario General de CCOO Aragón

Anuncios

Los comentarios están cerrados.