Trabajo sindical en los riesgos psicosociales. Compromiso con la salud y su difusión.

Publicado: 16 diciembre, 2011 en Salud Laboral, Sindicato

Los factores de riesgo psicosocial representan un campo de creciente interés. Desde Luego lo es desde la perspectiva sindical. En los últimos años  la investigación epidemiológica ha aportado  fuertes evidencias de su impacto en la salud laboral.

CCOO Aragón venimos prestando atención a estos factores de riesgo, atendiendo a trabajadores y trabajadores que los sufren, ayudando a su diagnóstico y contribuyendo a su solución o denuncia. También nos parece importante contribuir a  la difusión de un problema no reconocido en la mayoría de las empresas en las que se produce, y podría decirse que incluso  poco comprendido por los propios compañeros de los que lo sufren. Entre el trabajo sindical en este campo, incluimos jornadas con la participación de ponentes cualificados, provenientes del campo técnico, universitario y de la administración, junto a sindicalistas que ya van acumulando un importante cúmulo de conocimientos en esta materia.

Hoy me ha tocado inaugurar una jornada en la que ha habido dos mesas redondas; la primera sobre “Vigilancia y control del incumplimiento en riesgos psicosociales”, la segundo en la que se ha hablado de “Desigualdades sociales y salud laboral”.

Además de agradecer la asistencia de numerosos sindicalistas, así como la participación de los distintos ponentes, más o menos les he contado lo que sigue:

“Desde ISTAS-CCOO, en su labor de investigación han identificado como “factores de riesgos psicosociales” lo que derivados de las condiciones de trabajo vinculadas a su organización,   son causa de enfermedad.  Hablamos de ritmos, extensión de jornadas, trato injusto, ninguneo, acoso, etc. en definitiva condiciones de trabajo alienantes que impiden el crecimiento de la autonomía y el aprendizaje como personas, en el sistema productivo.

 Las ponencias de esta jornada van a poner en valor, el conocimiento que el sindicato viene adquiriendo con experiencias concretas en las que ha sido posible mejorar las condiciones de trabajo.

No es novedoso decir que una amplísima parte del  entramado empresarial español dedica sus actividades a la producción de bienes y servicios que requieren de poco nivel de cualificación, que genera productos con poco valor añadido, o se dedican a asumir la externalización de parte del proceso productivo que realizan empresas multinacionales, que suelen tener sus centros de decisión, y las actividades de mayor valor añadido,  fuera de nuestro país.  Nos encontramos muy a menudo con empresas con prácticas de gestión autoritarias muy arraigadas y que, en un mercado laboral con altas tasas de precariedad, temporalidad, inestabilidad y numerosas cadenas de  subcontratas, ejercen una total discrecionalidad en la organización del trabajo, promueven el individualismo y dificultan el desarrollo de las relaciones sociales entre compañeros.

 Esta jornada, con la participación de ponentes muy cualificados, tiene un enorme interés, porque nos permite profundizar en el origen de los problemas, en las exposiciones y sus efectos. Y esto es fundamental para avanzar en las soluciones.   

Para intervenir en las empresas con garantías de eficacia necesitamos identificar las estrategias y gestión de la organización del trabajo. Debemos caracterizar bien la exposición a riesgos psicosociales. Y tenemos que huir  del discurso dominante, que asocia los riesgos psicosociales  a las características individuales del trabajador/a o a la naturaleza  de la tarea. Se trata de apostar por una gestión de la organización en el trabajo más democrática, más justa, más saludable. Disponer de una evaluación correcta de estos riesgos es un derecho y además es posible. El método elaborado por  ISTAS-CCOO es una buena herramienta al servicio de esta tarea.

 Desde CCOO tenemos un largo recorrido en compromiso con la salud. Y en este campo, como en tantos otros, en ocasiones trabajamos a contracorriente, tratando de poner la luz del candil sobre lo que a veces se percibe con dificultad o simplemente hay interés en ocultar. Lo hacemos con los accidentes de trabajo, más evidentes, pero también con las  enfermedades profesionales, con la campaña cáncer cero en el trabajo, y también con los riesgos psicosociales. Reivindicamos el protagonismo de los trabajadores en la gestión de los factores que en el trabajo pueden influir en su propia salud. Pretendemos reforzar  el papel de los representantes sindicales y aportar el bagaje colectivo acumulado por el Sindicato. En la solución de los problemas buscamos la colaboración,  la negociación y el acuerdo. Es fundamental  trascender la perspectiva individual que se le quiere dar a los problemas de salud en el trabajo, mucho más en los riesgos psicosociales, analizando, formulando propuestas, garantizando la participación de los trabajadores/as,.

El trabajo sindical en todos campos, y particularmente en la prevención de riesgos laborales,  que desarrollan miles de representantes y militantes de CCOO, a pie de tajo, en sus empresas, es una tarea constante, cotidiana, a menudo poco vistosa y que no suele salir en los medios de comunicación, ni tiene su proyección en la calle. Requiere de conciencia,  entrega, compromiso, generosidad y responsabilidad. Unas cualidades y un trabajo que a  veces no sabemos trasmitir con fuerza en las empresas o en  la sociedad y que  requiere de nosotros, de todos los militantes del sindicato, de un esfuerzo adicional de explicación de nuestro trabajo. No es suficiente con instalarnos en la justeza y dignidad de nuestras tareas sindicales, debemos explicarlas y argumentarlas sin descanso.

En los tiempos difíciles, ante los retos complicados, es cuando más tenemos que empujar. Cuando hay que movilizar, negociar, buscar el acuerdo con nuestros interlocutores y a veces tomar decisiones complejas y que suscitan polémica. Lo que hemos hecho siempre en las empresas, en los sectores o en la acción sindical general en el diálogo social. Lo hacemos para seguir avanzando, para preservar derechos, para seguir situando a los trabajadores en el eje de las decisiones políticas, porque es en estos tiempos es cuando menos nos pueden acallar. En este país nada se debe hacer sin contar las personas trabajadoras, con las que realmente ponemos nuestro cerebro y nuestras manos, nuestra inteligencia y nuestro quehacer, al servicio de la creación de la riqueza y del progreso, las Comisiones Obreras, sus mujeres y sus hombres, no vamos a reblar. Cada día, como siempre, vamos a estar ahí de forma constante y responsable, por los derechos de las personas trabajadoras y por su salud. Pero no nos callemos; cuando algo lo hacemos mal, tenemos que reconocerlo, pero si lo hacemos bien, tenemos que explicarlo  y exigir que nos lo reconozcan. Y ese es el caso de nuestro trabajo en la prevención de riesgos y particularmente  en los psicosociales.”

Anuncios

Los comentarios están cerrados.