2012. Y vos… ¿sabés rezar?

Publicado: 30 diciembre, 2011 en Sin categoría

Termina el año. Y el balance ha sido desastroso. Algunos están sacando provecho a la crisis. Y hay que buscarlos en los aledaños de los que la provocaron. Para la mayoría ha sido un año de pérdida de poder adquisitivo y de de derechos laborales. Muchísimos han pagado culpas de otros, las orgías especulativas ajenas, yendo al paro y sin perspectiva cercana de volver a trabajar.

La economía apenas experimenta crecimiento y son muchas las previsiones que auguran un nuevo proceso de recesión para los próximos meses; las cosas van mal y parece que van a empeorar. Y eso no es buen augurio para el empleo. Las políticas que dicen dirigirse a reducir rápidamente el déficit de las administraciones públicas, sin tener en cuenta la situación de dificultad en la que está viviendo una importante parte de la población, están sirviendo de pretexto para reducir derechos, costes laborales y prestaciones sociales.

Asistimos al penúltimo asalto al estado de bienestar que amenaza a los servicios públicos, poniendo en riesgo sectores imprescindibles, no solo para la compensación de las desigualdades, sino para el desarrollo económico, social y democrático de nuestra sociedad, como lo son la sanidad, los servicios sociales y la enseñanza pública.

No cesan los ataques especulativos a las deudas soberanas de los estados europeos. Mientras, la Unión Europea está siendo incapaz de articular una respuesta unitaria y eficaz contra los mismos. Cuando la crisis y la especulación se ceban en millones de ciudadanos y hacen caer gobiernos, los líderes europeos, particularmente el tándem  Merkel-Sarkozy, insisten en las mismas recetas; enriquecer más a unos pocos,  empobreciendo mucho más a la mayoría.

Sigue sin resolverse el tremendo problema financiero que recorre el mundo y se sigue fiando la recuperación a ¡reformas laborales!. Los enormes problemas que están generando a las empresas la falta de financiación y la consecuente paralización de la economía, se pretenden combatir con cuentos; ¡hagamos una reforma laboral, o dos si es menester! Los gobiernos parecen querer tenernos ocupados en debates ficticios, aprovechando, eso sí,  para recortar a la ciudadanía derechos y pode adquisitivo. Mientras, parecen pensar, a ver si escampa.

Pero las más de cien mil personas paradas en Aragón, no son una ficción. Como no lo son el incremento del paro de larga duración, la disminución en la cobertura por desempleo, el número de desempleados sin prestaciones, o el número de hogares con todos sus miembros en el paro. Las escandalosas tasas de paro entre la población joven lastran las economías familiares. La inestabilidad y falta de futuro es el pan de cada día para  miles de jóvenes que, cuando terminan su periodo de permanencia en el sistema educativo, no encuentran un puesto de trabajo. El futuro de nuestros jóvenes  requiere de medidas urgentes por parte  de nuestros gobernantes y de una mayor corresponsabilidad de los empresarios, que en tiempos difíciles  no pueden seguir instalados en la racanería del regate corto.

Estamos ante el más clamoroso fracaso de las políticas económicas y sociales de los gobiernos de Europa. El fracaso de un gobierno derrotado que las ha acatado sin titubear, llegando a los límites de cambiar la Constitución en acto de sumisión a los mercados sin precedentes y sin debate ni participación ciudadana.

Y se abre un nuevo ciclo político en el que, a juzgar por lo anunciado en el debate de investidura del nuevo presidente Rajoy, en un previsible escenario recesivo, el nuevo gobierno se dispone a profundizar en los errores con más recortes, con más pérdida de poder adquisitivo de los salarios, con más reformas laborales, con mayores agresiones a la negociación colectiva…. Para muestra el primer botón, congelan el Salario Mínimo Interprofesional, castigando al sector de la población asalariada más deprimido y afectado por la crisis. ¡Buen comienzo!

Ese no puede seguir siendo el camino. Hay que hacer otras políticas que abandonen la senda del desastre en la que nos han metido.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.