Me acabo de tropezar con Xavi.

Publicado: 12 enero, 2012 en Sin categoría

Me acabo de tropezar con Xavi. Es funcionario de la DGA. Y está “liberado” por CCOO. Lo he visto antes de las ocho de la mañana llegando al Sindicato. Caminaba rápido porque le gusta llegar pronto. No hablo mucho con el pero me consta que es un tío serio y muy legal. Cada día, sin faltar ni uno, realiza su trabajo en la sede de la FSC. Y lo hace de forma eficiente durante una jornada que supera en tiempo la que sus compañeros realizan en su departamento de la DGA. Apenas la interrumpe un rato para tomar un café.
Xavi, además de ser buen trabajador, funcionario de la DGA, hace un papel inestimable en la FSC, que aprecian sus compañeros y todos los trabajadores a los que atiende cuando vienen al Sindicato con un problema, en muchas ocasiones producido por la actitud borde de algún empresario del sector privado o por la de algún gestor público.
Pero además Xavi tiene una paciencia de la ostia para poder escuchar sin perder las formas, la cantidad de gilipolleces que se dicen acerca de los funcionarios y, sobre todo, de los liberados. Porque Xavi no es vago, ni un geta, ni vive de puta madre trabajando en el sindicato. Aunque si, hay que reconocerlo, le gusta ayudar a la gente en sus problemas laborales y a los compañeros de CCOO en sus labores sindicales.
¿Qué hay caraduras en los sindicatos, que se aprovechan de los derechos sindicales para uso particular? Seguro que si, pero puedo asegurar que los denostados “burócratas sindicales”, cortan de raíz cualquier caso del que tienen conocimiento. Invito a que cualquiera de de forma cierta y constatada conozca algún caso de corruptela sindical a que la ponga en conocimiento del Sindicato y que se permita comprobar lo que CCOO hace. Eso si, nada de rumores, ni juicios de valor, ni “me han dicho”… hechos constatables.
Antes de enjuiciar a colectivos tan duramente como suele hacerse con liberados y sindicalistas, pretendiendo presentar como universal un comportamiento que es anecdótico y afortunadamente poco frecuente, convendría hacer un pequeño ejercicio de rigor. Aunque ese consistiera tan solo en mirar alrededor, a veces incluso a sí mismo, para comprobar la cantidad de caraduras, corruptillos, incumplidores y vaguetes que nos circundan, de todo tipo de condición y en cualquier tipo de actividad profesional. Creo sinceramente que, colectivamente, los sindicalistas salimos francamente bien parados de cualquier comparación.

Anuncios
comentarios
  1. Muy claro y conciso, queda perfectamente explicado, aunque por desgracia quién se dedica a deslegitimar la buena labor de los representantes, no parará hasta dejarnos sin derechos, que es lo que pretenden, primero ataque a los sindicatos para acabar con fulminación de derechos adquiridos durante tanto tiempo por los trabajadores/as.
    Un saludo