¿Escrache? No es el debate de fondo. Ni en mi casa ni en la tuya.

Publicado: 12 abril, 2013 en Sindicato

STOP DESAHUCIOS

Las consecuencias de  políticas practicadas por los gobiernos europeos  se introducen cada día en más hogares generando auténticos desaguisados.  Esa es la cuestión. Millones de personas han sido despojadas de su empleo por la pésima gestión de la crisis y por efecto de una reforma laboral de efectos muy perversos. No es exagerado denunciar hambre y desnutrición que llega incluso a una parte de la población infantil…. Fruto de decisiones políticas, que sufren las gentes con recursos escasos o nulos.

Miles de familias son desahuciadas por los bancos, quedándose sin techo. Es preciso ser muy desalmado para no ver el tremendo sufrimiento que las políticas imperantes están infligiendo a una cada vez más amplia capa de la población.

Tiene razón la Plataforma de Afectados por la Hipoteca al escandalizarse porque no se  recojan  las propuestas las contempladas en la Iniciativa Legislativa Popular.  La dación en pago, la moratoria para frenar la hemorragia  de desalojos o  el alquiler social a las familias desahuciadas, son propuestas razonables y posibles. No descalabran nada desde el punto de vista económico, y se hacen imprescindibles para poner algo de sosiego en este panorama tan desolador. Sorprenderse por el cabreo de  los afectados por estas políticas, sus entornos y colectivos más sensibilizados, es un ejercicio de cinismo.  Mucho más si se hace desde el confort de magníficos sueldos, coches fastuosos, oficiales o no,  y cómodas residencias. ¿Cómo puede no entenderse el mosqueo que  genera entre los gobernados la falta de sensibilidad y sensatez de los gobernantes? ¿Cómo se puede poner cara de besugo despistado cuando se leen unas encuestas en las que todo lo que se asemeja a la política cae en picado en la apreciación de nuestras gentes? ¿En quien reside, en realidad, la responsabilidad de que se extienda, injustamente, la sombra de duda sobre todo lo relacionado con la gestión de la cosa pública? ¿Quién puede culpar al maltratado ciudadano cuando mete a todo quisqui en el mismo saco, si percibe sus  problemas jamás se tienen en cuenta, desde ningún ámbito?.

Es como si el empeño de nuestros gobernantes fuera elevar la tensión social, sustituir el diálogo y la solución a los problemas por la confrontación…. Están jugando con fuego.

¿Son las concentraciones organizadas ante los domicilios particulares de los representantes políticos que  avalan las actuaciones del Gobierno con tan nefastas consecuencias, la mejor fórmula de movilización?. Bajo mi punto de vista, no. Más allá del debate sobre los cauces democráticos exigibles, en las empresas, en la sociedad y en las calles, para defender los intereses generales y los valores sociales, así como de la miopía de nuestros gobernantes, daré tres breves razones.

  1. La presión se ejerce no solo contra unos responsables políticos, de  cuyas propuestas políticas discrepo de forma radical, sino  que afectan su entorno familiar y personal; produce enroque y reafirmación, siendo además un camino de ida que puede desencadenar muchos de vuelta, con final indeterminado y con consecuencias  muy poco agradables para nadie.
  2. Podría interpretarse, que las acciones de escrache, siendo muy vistosas, pero llevadas a cabo por un grupo relativamente reducido de personas,  en el fondo denotan debilidad y son sustitutivo de acciones con gran respaldo popular,  a la larga más efectivas. Esto va en la dirección contraria de la que se pretende, rearmando las propuestas que se quieren combatir.
  3. El debate en los medios y en la sociedad se deriva hacia la bondad o perversión del escrache y no sobre la cuestión de fondo: la perversión del sistema.
Anuncios
comentarios
  1. ccooaragon dice:

    Respetables todas las opiniones respetuosas. Lamentable que la discrepancia sobre una forma determinada de movilizarse mueva descalificaciones y suscite sobre el discrepante todo tipo de acusaciones y jucios de valor. Bien, no estoy de acuerdo con todo tipo de movilizaciones. Y estoy muy de acuerdo con otras muchas. No suelo coincidir con aquellas que se agotan en si mismas, o que pienso que lo van a hacer (aunque me equivoque) y suelo hacerlo con las que pacientemente buscan la acumulación de fuerzas, la suma de voluntades, para cambiar las cosas. No todo vale, ni todo es útil. Toda propuesta de acción, todo movimiento, está sujeto a opinión y expuesto a la crítica; en el movimiento sindical sabemos mucho de eso, muchos de los que se ponen de los nervios cuando cuestionas sus métodos y propuestas, no se cortan un pelo a la hora de hacer críticas descarnadas sobre las acciones y posiciones de los sindicatos. Igual es preciso un poco más de sosiego en el debate público sobre todas estas cosas, y que todos aprendamos a ser cuestionados. Lo mismo se necesita de un poco más de humildad y no creerse en posesión de la verdad de manera permanente. Tal vez con reconocer que es imposible acertar siempre sea posible bajar del altar de la suma pureza. Pero… Las agresiones del sistema capitalista continúan. Sus responsables no cesan. Y la ciudadanía debe ampliar la rebeldía. Y bajo mi punto de vista, la rebeldía inteligente, incansable, la que sabe que nada se agota en periodos cortos de tiempo, la que sabe elaborar colectivamente, con capacidad de síntesis, proponer, movilizar e intentar cambiar las cosas. Divertirse disparando y salpicando dudas y mentiras en la dirección de los que expresan libre y honradamente su opinón, no me parece ético… ni útil. Gracias a todos y todas los que expresais vuestra opinion en este blog, aportando reflexiones al debate.

  2. Marisa dice:

    Jodo ,cómo funciona la soliodaridad entre castas políticas!!

  3. marisa dice:

    su articulo me parece pura demagogia para no ir al fondo de una cuestión de simple sentido común: cuando las personas (y animales) son atacadas se defienden. La necesidad de cobijo ( vivienda) es ancestral y atentar contra la misma es concebida como la propia muerte. No exagero. Los “escraches” son sólo una respuesta “tìmida” ante la violencia que el estado ejerce al indefenso ciudadano. Hace falta más empatia. rstado

  4. Eutor dice:

    Me parece bastante poco coherente esta posición, teniendo en cuenta que su sindicato es miembro promotor de la ILP y que, en consecuencia, está o debería estar en contacto casi permanente con Stop Desahucios Zaragoza, donde se lleva debatiendo sobre los escraches desde hace muchos meses. Que yo sepa de su sindicato no salió ni una palabra contraria -tampoco a favor, todo hay que decirlo-, pero me da que se está dejando llevar por la ‘ola popular’ de crítica a este método legítimo y pacífico de protesta. Además, lo critica sin aportar alternativas. Agotada la vía de la legalidad, con una ILP que va a ser rechazada -y varias que se quedaron en el camino hace 2 años- y hechas cientos de manifestaciones en todo el Estado… ¿qué salida les queda a los afectados? ¿Seguir como hasta ahora? ¿Callar para siempre? Los escraches son totalmente pacíficos, señor Buey… lo violento es el sistema hipotecario español.

  5. mariano alfonso dice:

    si CCOO hubiera hecho algo mas con esto (sobre todo algunos)…como con todo…en fin se ha hecho toda la vida ir a la casa del empresario a protestar…igual ya no te acuerdas…curioso que un lider sindical es de quienes se esfuerzan mas por el espíritu corporativo de casta (demasiado tiempo cobrando de esto??)… de las eiltes– de los de arriba… mas que por la solidaridad de clase a la que representa?? el sindicato, porque con vuestras políticas de concertacion hemos visto después de 30 años donde estamos… siempre teneis mas miedo a la gente, que a la derecha en fin pa que–¿¿compañero??? que pernica dais…menos mal que no todos los de CCOO piensan igual,