Inicio de curso con Rajoy: Vuelta la mula al trigo…

Publicado: 12 septiembre, 2013 en Sindicato


mula

 

Inicio de curso escolar. Y político. La educación pública nos la encontramos como la dejó una acción de gobierno retrógrada, rancia y económicamente restrictiva. El empleo en el sector y las condiciones laborales se ven seriamente dañados, el bolsillo de las familias se resiente y la calidad de la educación en serio deterioro. Podemos decir lo mismo de otros servicios públicos fundamentales para la población, como es el sistema sanitario. Todo sigue la dinámica de empeoramiento, así se profundiza el malestar de la ciudadanía y continuarán las movilizaciones sindicales y sociales.

El nuevo curso político da comienzo con los viejos problemas pero a peor. El gobierno sigue implacable en su acción de saquear derechos y recursos a los de “abajo”, favoreciendo en enriquecimiento de unos pocos, los de “arriba”.  Persisten los problemas de financiación para las PYMES y la caída de la demanda interna. De esta forma es imposible que la actividad productiva se dinamice y se pueda empezar a atisbar una salida a la triste realidad que sufrimos.

La economía sigue en proceso de deterioro. Los EREs y despidos a precio de saldo  hacen  estragos en el empleo.  Se precarizan las condiciones laborales y  los salarios bajan… Las empresas, más atentas al corto plazo, se emplean a fondo en la aplicación de la reforma laboral aprovechando las oportunidades que les da para reducir costes a golpe de abaratamiento salarial.

 La corrupción envuelve a una buena parte del sistema. El caso de la financiación dudosa del Partido Popular y la gestión de Bárcenas, hasta no hace mucho en nómina del partido, pone bajo sospecha hasta el mismo presidente del gobierno.  Y los que se ven más afectados por los escándalos, en lugar de actuar con contundencia tomando medidas ejemplarizantes y visibles para la población,  intentan justificarse, o desviar la atención de sus porquerías, señalando  las miserias de los demás. La realidad no es sino la evidencia de una suma de basuras, de un buen montón de podredumbre, que cansa, repugna y decepciona a la mayoría de la ciudadanía y que desprestigia, a menudo de forma injusta, a lo que debería ser el noble ejercicio de la política o todo lo que se percibe como próximo a la misma.

El gobierno de Rajoy pretende enmascarar las tremendas consecuencias de sus políticas y los serios problemas y escándalos que le envuelven. Pero no cambian. Y ahí los tenemos, vuelta la mula al trigo, con nuevas propuestas para recortar las  pensiones que, de llevarse a cabo supondrían un mayor empobrecimiento de los pensionistas actuales y los del futuro. Y haciendo oídos sordos a las aportaciones sindicales en cuanto a la sostenibilidad del sistema.

Lo que debería ser un cambio de rumbo, imprescindible para darle la vuelta a la situación, se sustituye por la articulación de huecas campañas mediáticas. Dicen desde el gobierno que las cosas van mejor. Que esto va a arrancar. Pura propaganda que la cruda realidad que se constata cada día, en cada lugar, desmiente con contundencia. Fuegos de artificio, efímeros e insostenibles  que se acabarán tornando en mayor frustración, escepticismo y desapego.

En Aragón, el gobierno PP-PAR sigue en su atonía. Ni estrategias, ni impulsos, ni proyectos.  Ausencia de  propuestas positivas para la ciudadanía y diligencia en los recortes sociales. Así nos va. Sufrimos una situación que evoluciona peor que en la media del Estado. Ahí están los últimos datos del paro registrado. La señora Rudi y el señor Biel ni siquiera se han podido acoger a la ridícula reducción de paro que, por motivos de estacionalidad en el empleo de los contratos realizados, se ha producido en el resto del país. Aquí, en esta tierra nuestra, hasta el paro registrado, que ha aumentado en Agosto, nos habla del fracaso en la gestión política para el bienestar de las personas. Claro que si los objetivos diseñados por el Gobierno incluían llevar a la pobreza a la mayoría de la población, enriqueciendo a unos pocos, van por el buen camino. Y desde esa perspectiva cabría hablar de éxito… para algunos.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.