Juntos sumamos. Organizados nos multiplicamos

Publicado: 9 enero, 2014 en Sindicato

Imagen

La publicación mensual de los datos que dan el INEM sobre el paro registrado, viene sistemáticamente acompañada de lecturas interesadas por parte de los Gobiernos, el de España y el de Aragón, así como de toda la corte de medios y tertulianos a su servicio.  Se justifica lo injustificable, hasta llegar al ridículo, los meses en que el número de personas paradas registradas oficialmente  aumenta. Y cuando los datos de este registro nos hablan de una disminución de personas inscritas, de inmediato se exhibe una impúdica euforia que pretende justificar las políticas de duros recortes, a pesar de sus desastrosos   efectos, pretendiendo ocultar que son circunstancias de carácter coyuntural y de poco recorrido, las que hacen que las cifras bajen. Como ejemplo la estacionalidad, y volatilidad,  del empleo en algunos sectores.
Pero las cosas no son como se nos quieren vender. Lo cierto es que las  brutales caídas del empleo de los últimos años, nos han situado en tasas de paro escandalosas, muy superiores a la media  de  nuestro entorno europeo. Y si los datos se analizan con una proyección interanual,  más allá de las pequeñas oscilaciones mensuales,  el saldo neto sigue siendo negativo, en una constante destrucción de empleo.
En Aragón, la campaña navideña, el inicio de las rebajas en los pequeños comercios,   la apertura de las pistas de esquí, etc. han hecho disminuir el paro registrado, de forma efímera, en el sector servicios. Un espejismo que se desvanece cuando comprobamos que sigue aumentando el registro de personas provenientes de los sectores de construcción  e industria.  No acaba el deterioro en el sector que en su día fue un importante motor de la economía. Y el llamado a sustituirlo en ese papel, la industria, no toma el relevo y además pierde empleo.
Los datos no son en absoluto alentadores. Mucho menos si, además, tenemos en cuenta la cantidad de personas que han iniciado el retorno a sus lugares de origen, éxodo al que se suman muchos de nuestros jóvenes, que tras mucho intentarlo ya  no  ven horizonte en estas tierras.  El avance de los contratos a tiempo parcial  y la cantidad de personas que han tirado la toalla y no ven sentido a inscribirse en unos servicios a los que no ven utilidad, completan la explicación real  de este leve y coyuntural descenso en los registros del paro.
Por añadidura, menos cobertura en la protección, más precariedad y salarios más bajos.
Y esto no va cambiar de forma sustancial mientras no cambien las políticas que provocan la situación. La respuesta debe ser la movilización. Pero es fundamental fortalecer  nuestras líneas defensivas. Y para eso  es necesario construir más sindicato, ampliar el número de personas afiliadas y mejorar los cauces de participación. Para llegar más y mejor a las personas trabajadoras en las empresas.  Para ampliar nuestra capacidad de respuesta a los problemas, precariedad y abusos que se extienden por los centros de trabajo. También para reforzar nuestra vertiente socio-política  y nuestras posibilidades de parar y revertir las agresiones a los derechos laborales, sociales, a las libertades públicas, que no paran a destilarse través del BOE. Juntos sumamos; organizados nos multiplicamos.
Anuncios

Los comentarios están cerrados.