El estado de la nación. España va fetén.

Publicado: 28 febrero, 2014 en Economía, Empleo, Trabajo Sindical

El presidente Rajoy, en el debate sobre el estado de la nación, se aferra a la escasa mejora de algunos datos macroeconómicos para justificar sus desastres. Una lectura autocomplaciente sobre una hipotética recuperación económica, deja bajo la alfombra un balance de dos años en los que han destruido casi 1.400.000 empleos, duros recortes presupuestarios, reducciones del estado de bienestar y recortes en derechos y libertades. Un coste muy alto para una acción de gobierno que, lejos de solucionar problemas estructurales, los ha agravado.

Seguimos con un sistema productivo desequilibrado en el que no se apuesta por los sectores con mayor valor añadido, entre ellos la industria. El sector financiero sigue sin jugar el papel que le corresponde y que debería  posibilitar la  consolidación de actividades económicas viables que existen, ni de impulsar de forma razonable nuevos proyectos empresariales. No se consigue que los bancos favorezcan vía crédito,  el consumo de las familias, impulsando la demanda. Financiación y demanda son dos balones de oxígenos de los que siguen careciendo miles de pequeñas empresas y autónomos, si se quiere de verdad que desarrollen todo su potencial para sujetar el empleo existente e ir recuperando  parte del que se ha destruido. Los llamamientos huecos al emprendimiento, la bonificación a la contratación, o la rebaja en las cotizaciones a la seguridad social, no solucionan realmente nada. Por el contrario crean nuevos problemas y ahondan los abundantes que existen. Veremos así como una nueva caída programada de ingresos en seguridad social servirá de argumento, no tardando mucho, para más recortes en pensiones y otras prestaciones sociales.

El debate de la nación ha tratado de convertirse en un nuevo acto propagandístico del gobierno de España,  en el que se pretende vender que las reformas acometidas eran imprescindibles y que son las que han sentado las bases de un crecimiento económico. Pero este es ridículo y en absoluto va a  posibilitar la creación de empleo en cuantía suficiente para compensar el que se va destruyendo y empezar a reducir el paro.   Saben que eso no se va a producir y van a seguir jugando con las estadísticas. Pero parecen pensar que si así se gana tiempo… quien sabe si de aquí a las europeas se salvan los trastos. Después será cuestión de nuevas artimañas o de esperar que el tiempo arregle lo que no arregla la ausencia de determinación política para dinamizar la economía de verdad.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.