3 de Abril. La Europa que queremos.

Publicado: 4 abril, 2014 en Sindicato

Sentimos Europa muy lejos. Cada decisión del FMI, del BCE y de la Comisión Europea, hace que aumente la brecha económica y social entre diferentes países de la Unión Europea y entre diferentes sectores de cada uno de los países miImagenembros.

 Sentimos muy lejos una Europa de 26,5 millones de personas paradas, de las cuales casi seis millones están en nuestro páis y 144.000 en Ara
gón. 55.000 parados en nuestra comunidad autónoma no perciben ninguna prestación. Miles de familias se encuentran sin recursos y nuestros jóvenes miran hacia el futuro con un nudo en la garganta y un vacío en el estómago.

 Vemos como las iniciativas políticas, legislación y directivas que intentan avanzar una Europa más democrática y social, más cohesionada, con mayor extensión de los derechos, sufren largos trámites burocráticos para su aprobación y posteriormente, desesperantes plazos de tiempo para su traslación a la legislación de cada país.  Sin embargo vemos como decisiones tomadas sin debate democrático, dirigidas a salvaguardar intereses de élites económicas y financieras, a costa del sufrimiento de los pueblos, se implementan de forma ágil; reformas constitucionales exprés, recortes de derechos, austericidios a la carta.

 

Las reformas laborales nos hacen sufrir despidos a precio de saldo, aumento de la arbitrariedad empresarial en los centros de trabajo, precariedad y  pobreza, las constantes amenazas para las pensiones, las agresiones a la igualdad, el recorte de derechos civiles, la nueva ley del aborto, los intentos de criminalización de huelgas y  protestas,  los encausamientos injustos de sindicalistas y activistas sociales… La ausencia de soluciones reales y tangibles a los problemas, de las gentes…

 Si, sentimos a esa Europa de las élites, de los poderosos,  muy alejada de la Europa que queremos.

 Pero sentimos cerca, muy cerca, el aliento agresivo de la Troika que cada vez que respira condena al abismo a miles de personas, eso si, con la complicidad sumisa y cobarde de nuestros gobiernos.

El movimiento sindical Europeo, la Confederación Europea de Sindicatos, CCOO, queremos otra Europa.

Hoy en las calles de las ciudades, y mañana en Bruselas, los trabajadores y trabajadoras europeos emplazamos a los Gobiernos a impulsar otras políticas, al servicio de las personas.

 Emplazamos a los partidos políticos a que, en las elecciones al Parlamento Europeo del próximo 25 de Mayo, incluyan en sus programas propuestas que acaben con la brecha social y con la pobreza, que hagan avanzar de forma definitiva una Europa más democrática y más social.

 Llamamos a los trabajadores y trabajadoras de este país a que no renuncien a la herramienta del voto para que las cosas cambien. A pesar del escepticismo, aunque a veces no se perciban alternativas claras, hay que ejercer el derecho a votar y hacerlo a favor de aquellas fuerzas políticas que nos vienen acompañando en las propuestas sindicales, que cierran filas con los trabajadores y trabajadoras, que apuestan, como nosotros, por una Europa de la ciudadanía, más democrática, más social, y no por una Europa de banqueros y accionistas.

 Y el movimiento Sindical, como siempre, en Europa, enImagen España, en Aragón,  no nos conformamos tan solo con el desahogo de la protesta.

 Si los impulsores de las actuales políticas, piensan que tenemos intención  de quedarnos instalados en el elevado y puro altar del testimonio, del desahogo y la denuncia, sin más, tenemos que decirles que con nosotros se equivocan.

 Queremos que las cosas cambien. Por eso, CCOO  y el conjunto del movimiento sindical, estamos dispuestos, como siempre,  a  trabajar duro, pringándonos en la presión y en la negociación, exigiendo ámbitos para el diálogo y el acuerdo equilibrado.

 Para eso movilizamos, para que con toda la paciencia que sea precisa, pero también con toda la determinación, consolidar trincheras que paren las  agresiones, y desde las que ir a la ofensiva,  hacia la obtención de derechos colectivos,  hacia mejoras concretas para la vida las personas trabajadoras, cuyos intereses queremos representar digna y eficientemente.

 Por  eso, a cada crítica que hacemos a estas políticas desastrosas, contraponemos baterías de propuestas alternativas y posibles de llevar a cabo. En empleo, en protección social, en educación, en sanidad, servicios públicos, estímulo económico, fiscalidad…

 En España exigimos que las cosas cambien, y lo hacemos con propuestas concretas encima de la mesa.

 En Aragón el gobierno va de fracaso en fracaso. Le pedimos a la Presidenta Rudi que lleve al diálogo social un plan de choque que dinamice el sistema productivo con planes sectoriales para crear empleo. Le pedimos que amplíe y agilice  la protección a las personas con más dificultades. Y lo hacemos con propuestas concretas para debatir encima de la mesa.

 La Confederación Europea de Sindicatos también tiene propuestas, de las que nos sentimos partícipes.  Hay que ampliar la dimensión democrática y social de Europa, y existe una urgente  necesidad a reactivar la economía de forma estructural,  para tirar del empleo en todos los países. Participamos de la propuesta de la CES para que se active un 2% del PIB europeo, durante una década, en la dinamización económica, en el impulso al sistema productivo y en el empleo.

 Las cosas no pueden seguir así. Hay que cambiarlas. Para ello, vamos a seguir luchando en el día a día de los centros de trabajo, en los convenios, en el diálogo social, en las instituciones, en la sociedad, en la calle, en el estudio, en las propuestas… En tiempos duros, la determinación, la persistencia, la voluntad, son más importantes que nunca. Vamos a cambiar Europa.

 

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.