Ni recuperación ni empleo.

Publicado: 12 mayo, 2014 en Economía, Empleo

140510 yunque

La publicación de los datos del  paro registrado suele convertirse cada mes en una ceremonia de la confusión.  La situación del mercado laboral puede interpretarse  a través de diferentes indicativos, que miden cuestiones diferentes y por tanto dan datos distintos.  De no explicarse bien, esto genera confusión y no contribuye a clarificar públicamente la dimensión del problema.

El paro se suele expresar al menos en dos parámetros distintos.

La Encuesta de Población Activa,  (EPA) de elaboración permanente, en muestra amplia, muy representativa, de familias,   a través de la cual se obtienen datos de personas laboralmente activas, estén ocupadas o paradas,  así como de todas aquellas inactivas, ajenas al mercado laboral.  Los datos de la Encuesta de Población Activa se publican con periodicidad trimestral y en las últimas se nos habla de casi 6 millones de personas paradas.

Cada mes se publican los datos  del paro registrado en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE)  que el los últimos meses nos hablan de poco más de 4 millones de parados y paradas en el registro. Estos datos no contemplan en toda su extensión el desempleo en España, pues estar inscrito no es en todo caso obligatorio, no se perciben socialmente  demasiadas ventajas para la obtención de un puesto de trabajo y además, algunos colectivos son excluidos por distintas razones Desde esta perspectiva El registro oficial del paro no es representativo de la realidad del empleo en nuestro país.

Los últimos datos que nos da el SEPE nos hablan de unas 3000 personas  inscritas  menos en Aragón en el mes de Abril. Otro dato, más representativo, es el de la afiliación a la Seguridad Social que se ve incrementada en unas 2000 personas. Siempre nos congratulamos de mejora en cualquier indicativo que apunte a la mejora del drama del paro.

Sin embargo, los contratos que se registran son precarios y en empleo muy volátil. La mejora del mes de abril tiene un componente coyuntural, ligado a la Semana Santa y al puente del uno de mayo, que ha aumentado la actividad en los sectores de servicios. Lo cierto es que si el ritmo de creación de empleo al que asistimos en un mes estacionalmente bueno fuera constante, nada previsible, y tan bajo, se tardarían 15 años en alcanzar un nivel de desempleo con niveles por la mitad del actual. Y no se puede esperar tanto.

No se están sentando las bases para una recuperación económica sólida. Y mucho menos para una recuperación en el empleo. Nuestros gobiernos tienen que dejar de marear la perdiz. Deben abandonar el aire triunfalista ante una incipiente mejora económica que solo se percibe virtualmente.  Por que es raquítica, no se traduce  en alivio a las familias con más dificultades y no se sabe si va marcar una tendencia estable y sólida.

Lo que hay que hacer es cambiar  de políticas. Las personas en paro tienen derecho  a mayores certezas de una vida digna. Y estas solo las dan las posibilidades de un empleo decente. Y si no es posible de forma inmediata, deben estar amparadas por una protección social digna de tal nombre.

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.