Contra el odio y el terror. Tolerancia y libertad.

Publicado: 16 enero, 2015 en Igualdad, Internacional, Política

Un inicio de año acompañado con la esperanza de cambios políticos, sociales y económicos en nuestro país,  ha sido conmocionado, como en el resto del mundo, por el tremendo zarpazo del atentado terrorista  que tuvo lugar en  en París el pasado día 7, contra el semanario satírico francés Charlie Hebdo.

je_suis_charlie_fist_and_pencil

El odio, el fanatismo y la intransigencia como salvaguarda de esencias religiosas o políticas, la macabra estrategia de extender el  terror entre las poblaciones para la   consecución de objetivos sectarios  políticos y/o económicos, se ha llevado por delante una docena de vidas humanas y ha herido a una veintena más.

Vidas de trabajadores y trabajadoras segadas terriblemente,  cuyo delito, sentenciado y ejecutado con pena de muerte, ha sido hacer reflexionar y  sonreír, con el grado de crítica satírica e irreverencia que han considerado oportuno. Su libertad ha sido tan solo un pretexto para alimentar el odio y ponerle límites a la libertad. Estas actuaciones deben ser rotundamente condenadas sin matices. Y no pueden ser  explicadas ni  justificadas, ni tampoco servir para justificar, explicar  y retroalimentar otras actuaciones terroristas, de estado o no.

No sería justo, ni inteligente, que un acto vil, una masacre asesina de este calado fuera utilizada para alimentar ningún tipo de guerra religiosa, cultural, sectaria o de civilizaciones, haciendo recaer la sospecha  sobre todo aquel o aquella que no sea exactamente igual a uno mismo. Si esta masacre hace avanzar, aunque sea tan solo un milímetro, la xenofobia, la intolerancia, así como el miedo y rechazo a lo diferente y desconocido, el atentado habrá conseguido uno de sus objetivos. Solidaridad y cariño hacia las víctimas, familiares y amigos. Rechazo absoluto y sin matices al odio, al terror y a sus consecuencias.  Defensa radical de las libertades, aquí, allá y acullá.   También defensa sin ambigüedades a la libertad de pensamiento y de expresión. La propia y la ajena. Con la que coincidamos y con la que no.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.