¿Qué pasa con los Sindicatos?

Publicado: 27 febrero, 2017 en Mercado Laboral, Negociación Colectiva, Sindicato

Creo que una buena parte de la opinión publicada acerca de las actividades de los sindicatos, su penetración en el mundo del trabajo y su capacidad de movilización, no anda demasiado certera en su diagnóstico. Permítanme que aporte algún dato, con la intención de contribuir al esclarecimiento de esta cuestión. Lo voy a hacer siendo consciente al menos de tres cuestiones.  Una que es tarea ingente contrarrestar la avalancha de interpretaciones que se vuelcan cotidianamente en los medios. Otra que no es fácil sintetizar en un artículo una cuestión que entraña cierta complejidad y la tercera que siempre habrá quien diga, “pero este… ¡que nos va a contar!”.

170227-asamblea-trabajadores

La crisis económica y la destrucción masiva de empleo, reordena las prioridades en las cabezas de las personas trabajadoras; las mejoras laborales pasan a lugares muy secundarios, ocupando primerísimos lugares el mantenimiento del empleo o la consecución del mismo para los que engrosan las cargadísimas estadísticas del paro. Convendremos que para millones de personas,  pasar de la ofensiva a una temerosa defensiva, es un cambio vital de la suficiente entidad que además de ser perfectamente entendible, afecta a la capacidad movilizadora en los centros de trabajo. Y esto es aprovechado por gobiernos que no se caracterizan precisamente por legislar para proteger a los más vulnerables.

Por si esto pudiera parecer poco, se actúa legislando para agudizar las dificultades. Así, las reformas laborales de los últimos años han ido dirigidas a favorecer la precariedad laboral y los salarios miserables. También a  reforzar la arbitrariedad empresarial en las relaciones laborales, a facilitar y abaratar los despidos y a cargarse la negociación colectiva.

Además habría que añadir auténticas campañas de desprestigio  contra el hecho sindical, así como una satanización del democrático derecho a la huelga que ha culminado con cientos de trabajadores y trabajadoras afiliados a los sindicatos, en los juzgados. Vamos, una auténtica carrera de obstáculos y aún me dejo cosas en el tintero.

Con todo esto y más allá de los errores cometidos,  pretender achacar la disminución de la capacidad movilizadora a “unas centrales sindicales burocratizadas, envejecidas y tocadas por la corrupción”, manifiesta un pelín de mala leche, un bastante de prejuicios, un mucho de desconocimiento y,  en el mejor de los casos se parece mucho a una broma de mal gusto. Y si esto se escucha  o se lee de bienintencionadas bocas y plumas progres… pues que le voy a contar a usted.

Claro que los sindicatos no están en su mejor momento. Pero que nadie se regocije, porque estos que algunos pretenden muertos, no gozan de tan mala salud.  La afiliación sindical, al menos en CCOO, durante los años duros de la crisis no bajó mucho más de lo que disminuyó la población ocupada por cuenta ajena. Los amigos que nos hacen en la UCI, que se relajen porque llevamos meses de crecimiento afiliativo.

Además, en este país, las trabajadoras  y trabajadores, deciden con su voto, empresa a empresa en un proceso de renovación permanente, quienes son sus representantes. En Aragón, hay 9.386 representantes sindicales de base  elegidos directamente en los centros de trabajo; de ellos casi el 75% son de CCOO y UGT. A la vista de estos datos, los que hablan de “hundimiento” sindical, deberían  matizar mucho sus palabras.

Sindicato vivo, por supuesto. Por algo será. La negociación colectiva, a pesar de la legislación impuesta, se ha salvado en gran medida, con mucha inteligencia sindical y manteniendo la tensión movilizadora posible. La atención sindical, individualizada y colectiva  no ha perdido intensidad en las empresas y en las sedes sindicales. Nuestras asesorías laborales  y gabinetes jurídicos, siguen siendo un referente imprescindible para las personas trabajadoras con problemas. La interlocución sindical en el conflicto y en el acuerdo, sigue viva con la patronal y las administraciones.

En tiempos difíciles, debatiendo acerca de cómo adecuar nuestra forma de ser, con vocación de renovación, aprovechando el saber colectivo acumulado y el ímpetu de los nuevos cuadros sindicales… Los Sindicatos siguen ahí. Fundamentalmente porque los trabajadores los perciben como útiles y necesarios.

A todos los demócratas bienintencionados, critiquen con rigor porque eso hace reflexionar y ser mejores. Pero, por favor, no carguen las alas de las buenas gentes sindicalistas con indiscriminadas andanadas de plomo, porque no disparan contra burócratas, sino contra personas que, casi siempre,  se toman militantemente y muy en serio su trabajo sindical.

 

Julián Buey

Secretario General de CCOO Aragón

Anuncios
comentarios
  1. Yo dice:

    Una de las preguntas que me hago con frecuencia sobre los sindicatos ,es la poca o nula contundencia con la que actúan en las administraciones públicas ‘
    Me explicó .Habláis de la huelga Cómo es posible que ante nombramientos verdaderamente sangrantes de enchufismo ,no convoqueis en ellas una huelga ?
    En la mayoría de los casos os limitais a una nota de protesta o poco más
    Un recuerdo
    Cuando el Ayuntamiento del señor Belloch se saltó a la torera el procedimiento establecido para la promoción interna y favoreció a la esposa de su mano derecha con una subida de salario de 12000 más al año o en la Diputación de Huesca con el nombramiento de la esposa del señor Marcelino Iglesias con un sueldo de 450000 euros al año DE VERGUENZA
    Es en estos casos donde vuestro prestigio se derrumba
    Como es posible que en la empresa privada Si estéis por la huelga y en la administraccion pública no ?
    No será que tenéis miedo a la respuesta que sobre vuestros liberados pueda tener vuestra contundencia ?
    Y por último una pregunta sobre la polémica del 010
    Es cierto que buena parte de la plantilla del 010 son esposas o compañeras sentimentales de liberados del Ayuntamiento ?
    Si no es cierto que lo desmientan porque no sería justo para ellas y si lo es la pregunta sería
    Que criterio se siguió para la contratación ?
    Sea cierto o no De ninguna manera hacerlas funcionarias por la puerta de atrás
    Os recuerdo que sólo en los dos últimos años en esta comunidad han salido más de 3000 muchachos estupendamente formados por falta de oportunidades de trabajo
    No me parece adecuado que los padres de estos muchachos junto con otros muchos ciudadanos
    se tengan que rascar los bolsillos para pagar a personal que no han entrado en la adminintraccion por el sistema reglamentario